Refractiva

Cirugía Refractiva

La cirugía refractiva abarca todos aquellos procedimientos quirúrgicos encaminados a la corrección de los defectos de refracción, o sea, la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía y la presbicia.

La intención de este tipo de cirugías es que el paciente pueda eliminar la dependencia que tiene al uso de gafas o lentes de contacto en sus actividades cotidianas (trabajo, deportes, hobbies, actividades en tiempo libre, etc)

Para ello disponemos de distintas alternativas quirúrgicas que se aplicarán en cada caso en función de las características particulares de cada ojo.

Cuando actuamos sobre la córnea, o sea, en la superficie del ojo, los defectos tanto de miopía como hipermetropía o el astigmatismo, se corrigen cambiando la curvatura de la misma, y en estos casos se aplica la técnica Lasik o la PRK según esta sea de mayor o menor espesor o tenga una curvatura inapropiada que desaconseje el uso del microqueratomo.

Cuando actuamos en el interior del ojo implantamos unas lentes intraoculares de un diseño y potencia especial para cada caso. En nuestro Centro nos inclinamos por la implantación de lentes ICL (Implantable Contact Lens). Son lentes que situamos por detrás del iris y por delante del cristalino, en una zona que denominamos cámara posterior. Tienen la ventaja de la reversibilidad, es decir que se puede extraer la lente si en un futuro se precisara.

Si el paciente tiene mas de 45 -50 años, seguramente tendrá presbicia o dificultad para enfocar objetos de cerca. En estos casos se valora la implantación de lentes intraoculares multifocales o trifocales. Se realiza una intervención similar a la de la catarata (aunque no la haya) y se implantan estas lentes que presentan un foco para ver de lejos y otros para visión próxima e intermedia.

Ante todo, como siempre, se precisa de un minucioso examen oftalmológico previo, valorando todos los detalles y todas las variables para decidir si el paciente estudiado es un candidato idóneo para estos tipos de cirugía.